El óxido, un problema para los toldos

El óxido, un problema para los toldos

Con la llegada del frío nos podemos encontrar con algunas sorpresas desagradables en nuestro toldo. Como consecuencia de la humedad propia del invierno, es muy común que surjan las manchas de óxido. Existen diferentes formas para prevenirlas, pero a menudo aparecen igual. Desde Todo Toldo vamos a dedicar las próximas entradas del blog a hablar del problema que representa el óxido para los toldos, el paso a paso para eliminarlo y las medidas de seguridad y precauciones que es necesario tomar.

Problema

Las manchas de óxido en las juntas y estructuras metálicas son muy comunes con el paso del tiempo. Muchos toldos incluyen tratamientos de fábrica para evitar su oxidación. La otra opción es prevenirlos con la aplicación de aceites y otros productos lubricantes. Estos sirven para repeler la corrosión que provoca el agua y el oxígeno.

Pero hay contras para ambos casos, ya que los tratamientos de fábrica pierden eficacia con el paso de los años. Por otro lado, los cuidados con aceites y lubricantes no siempre resultan efectivos.

Cuando detectes que hay óxido en el toldo, te recomendamos limpiarlo no solo por su aspecto estético de la zona, sino porque este se expande y puede perjudicar de forma definitiva a la estructura.

Top