Mantenimiento de toldos: casos especiales

Mantenimiento de toldos: casos especiales

Tal y como explicamos en anteriores entradas sobre el mantenimiento de los toldos en perfecto estado, normalmente una mezcla de agua con jabón es suficiente para realizar una limpieza satisfactoria. En otras ocasiones, nos enfrentamos a otras situaciones que hacen que la forma de limpiarlos tenga que ser distinta. Te hablamos de ello a continuación.

Manchas imborrables

Hay veces en los que el agua y el jabón no son suficientes, pues las manchas permanecen en la tela aún después de un lavado a fondo. ¿Qué hacer con ellas? Primero hay que localizar las manchas y después aplicar en ellas otros productos de limpieza más fuertes y abrasivos que el jabón neutro, como el amoniaco, algún detergente u otros productos del estilo.

Fuertes vientos

Habitualmente es recomendable recoger un toldo si está lloviendo o hay un viento muy fuerte por riesgo a que se pueda estropear o romper, sin embargo, a veces estos también sirven para proteger de estas circunstancias. Los mejores toldos para soportar los fuertes vientos son los de modelo de cofre, ya que cuentan con brazos articulados y una tela más resistente.

Tener un toldo limpio y en buenas condiciones de mantenimiento, alargará su vida. Si tienes cualquier duda sobre este tema u otro relacionado, somos Todo Toldo, no lo dudes, ¡ponte en contacto con nosotros!

Top