Los toldos en las fachadas ¿Por qué son iguales?

Los toldos en las fachadas ¿Por qué son iguales?

Si sois observadores os habréis fijado que en el 90% de las fachadas de los edificios siempre existe el mismo tipo de toldo. Pero… ¿Por qué? Y si nos mudamos a un edificio y no nos gusta ese tipo de toldo ¿Podemos cambiarlo? Hoy intentaremos daros respuestas a esas preguntas en las siguientes líneas.

Comenzaremos informando de que el toldo es un elemento más de la fachada, por tanto debemos acudir al Artículo 7.1 de la Ley de Propiedad Horizontal (LPH). Este dice que: “El propietario de cada piso o local podrá modificar los elementos arquitectónicos, instalaciones o servicios de aquél cuando no menoscabe o altere la seguridad del edificio, su estructura general, su configuración o estado exteriores, o perjudique los derechos de otro propietario, no pudiendo realizar alteración alguna en el resto del inmueble.”

Por tanto, sólo podemos cambiar el material del toldo, siempre y cuando éste no modifique los colores ni la estética que siguen los otros toldos del edificio.

Top