Cómo limpiar el óxido de tu toldo

Cómo limpiar el óxido de tu toldo

En relación a la anterior entrada hoy en Todo Toldo continuamos hablándoos del problema del óxido en los toldos.

En cuanto a su limpieza, la técnica para eliminar el óxido de una superficie es simple. Hay que lijarla hasta que quede limpia. A veces puede ser difícil llegar a las zonas afectadas con la lija o retirar las manchas. Además, pueden estar muy impregnadas (sobre todo si son antiguas). La alternativa ante esto es usar un cepillo, manual o de los que se acoplan a un taladro.

Desde luego la mejor forma para limpiar los toldos es desarmarlos y poder trabajar con sus partes por separado. Pero desafortunadamente esto no siempre es posible ya que depende del tipo de toldo, de su estructura, etc.

Una vez retirado el óxido es recomendable limpiar la superficie con un paño empapado en vinagre y, más tarde, aceite de vaselina. Esto tiene la misma función que los lubricantes, dificultar que el óxido afecte en un futuro a ese toldo.

Si habiendo intentado todos los pasos el óxido sigue sin poder quitarse, el último recurso es recubrir la superficie con pintura anticorrosiva. Esto evita la expansión del óxido e impide la aparición de nuevas manchas. Además, la pintura anticorrosiva funciona como capa de imprimación, por lo que se puede utilizar otra pintura para dar a la estructura el color deseado.

Top