El esqueleto de los toldos

El esqueleto de los toldos

Las lonas suelen ser el elemento estrella en todas las conversaciones que incluyen a los toldos. Ya sea por su material, su textura, su color o su funcionalidad, son el centro de atención del debate. Sin embargo, cuando hablamos de toldos una parte tan importante como las lonas son el esqueleto que sostiene al toldo. Y es que, si un trípode no podría sostenerse en pie sin una de sus patas, el toldo requiere tanto de lona como de esqueleto. Este también es conocido como herraje, siendo imprescindible para el buen funcionamiento del toldo.

Desde Todo Toldo queremos explicar algunos de los aspectos de estos esqueletos, de cara a ayudarte a un mejor mantenimiento y uso. Se trata de un elemento mucho más resistente que la lona, siendo principalmente construido con aluminio, aunque tenga otro tipo de materiales. Este puede verse afectado por las condiciones meteorológicas mediante su deterioro. Por eso, deberemos conservar el esqueleto o herraje completamente limpio y seco, vigilando los desperfectos que puedan aparecer. Aconsejamos limpiar los herrajes con un paño mojado con agua y jabón.

Además, es importante cuidar el uso de la estructura, no forzándola y no usarla si tiene alguno de sus apartados dañados, pues afectará al resto. Con el paso de los meses y los años, se pueden acumular hojas e insectos, provocando desperfectos, por ello es importante retirarlos y consultar a profesionales para que realice una revisión que ayude a prolongar la vida útil de tu toldo.

Top