La cubierta de las pérgolas

La cubierta de las pérgolas

Tienes un porche en tu casa y está desaprovechado porque no das con la decoración perfecta que elegir para ese lugar. En entradas anteriores hemos hablado de la solución ideal para estos espacios, ¡las pérgolas! A pesar de que las más elegidas son las pérgolas de madera, hay muchos otros tipos de pérgolas. Hoy queremos profundizar sobre un aspecto concreto de estas instalaciones, los materiales de los que puede hacerse la cubierta de las mismas.

Junto a la estructura, la cubierta es el elemento imprescindible para resguardarse tanto del sol como de la lluvia y otros factores. El cañizo es una opción barata y natural, son óptimas para zonas no muy lluviosas, puesto que al crearse huecos no impedirán que las precipitaciones pasen, al igual que el sol, protege de sus rayos pero a la vez filtra la claridad del mismo.

La madera es otro material muy usado para las cubiertas de las pérgolas. Crean una especie de tejado que protege del sol en su totalidad. Otra opción es el policarbonato, resistente, duro y moldeable. Puede ser pintado del color que cada uno elija y ejerce de protector tanto del sol como de la lluvia. La última opción que os ofrecemos es cubrir la pérgola con la lona de un toldo. Es muy útil si lo que quieres es plegarla o desplegarla dependiendo de las condiciones climatológicas.

En Todo Toldo somos especialistas en toldos y en instalaciones de pérgolas. Consúltanos tus dudas, estaremos encantados de solucionarlas.

Top