Crea sombra en tu jardín o terraza

Crea sombra en tu jardín o terraza

¡Cómo cambia un rincón exterior en verano, cuando lo dotamos de sombra! Lo que era un lugar tórrido, inhabitable hasta el anochecer, como por arte de magia se vuelve fresco y apetecible.

A resguardo del sol, ya sólo notamos la brisa; podemos sentarnos incluso a mediodía para celebrar una grata comida donde hasta entonces había un ardiente secano. sombra

Instalar un toldo no tiene por qué requerir pérgolas ni otros armazones voluminosos, que normalmente suponen un gasto igualmente voluminoso. En vez de resignarnos a la consabida sombrilla, insuficiente y con mala estabilidad en el césped, empleando con ingenio algunos prácticos accesorios diseñaremos un acogedor toldo a la medida de nuestras necesidades.

Observemos las soluciones que aplica la llamada arquitectura efímera, guareciendo edificios y zonas públicas mediante atractivas superficies textiles bien tensadas. Llevar esta idea a la escala de nuestro jardín nos permitirá gozar de un grato cobijo para los mejores momentos de las vacaciones, necesitando sólo cuatro puntos firmes de anclaje y un toldo de lona.

Naturalmente, si ya tenemos en el exterior un bastidor metálico, de los que sirven como soporte a las plantas trepadoras, podremos utilizarlo para amarrar la lona, en una idea cercana al clásico toldo de playa. Antes comprobaremos la firmeza de la estructura y en especial de sus fijaciones; que serán duramente solicitadas por el viento, dado que un tejido ofrece mayor resistencia que una capa de hojas.

La elección del tejido

Como ya hemos dicho, a falta de dosel metálico bastan cuatro puntos firmes para sujetar el toldo. Comenzaremos midiendo la zona que queremos sombrear, normalmente una mesa con varios comensales, y sobre el terreno decidiremos qué elementos servirán como arboladura: postes, rejas de ventanas, troncos de árboles? Conociendo ya las dimensiones, acudiremos a un fabricante de toldos, que amablemente nos ayudará a perfilar los detalles de nuestro diseño.

Los fabricantes recomiendan emplear la lona acrílica para cualquier elemento de terraza, jardín o azotea. Es un tejido que resiste bien el sol y la lluvia, y, si tenemos la precaución de guardarlo en invierno, cumplirá los 10 años de uso como nuevo. La experiencia demuestra que los toldos de colores claros, como blanco y vainilla, duran menos que los más oscuros, en tonos verdes o azules. Es un factor que debemos tener presente.

Top