Consejos básicos para los cuidados, el mantenimiento y la limpieza de los toldos de lona. Parte 1

Consejos básicos para los cuidados, el mantenimiento y la limpieza de los toldos de lona. Parte 1

Comienza la época estival y con ella la apertura de toldos en ventanas, balcones y terrazas, algo indispensable para poder sobrevivir al verano debajo de una buena sombra.
Las lonas acrílicas es el material más común que solemos ver en los toldos. Suelen tener una vida media entre 10 y 15 años, dependiendo también de la calidad del mismo, y del cuidado y mantenimiento que tengamos con él.
El mantenimiento de los toldos de lona puede ser muy complejo. Pero con los consejos que os vamos a dejar hoy podréis dejar vuestros toldos tan limpios y relucientes casi como el primer día de instalación.

Principales cuidados.

Para que vuestro toldo dure el mayor tiempo posible y en las mejores condiciones, es primordial seguir estas indicaciones:
Si vuestro toldo no dispone de un dispositivo de recogida automático, tendréis que recogerlo y cerrarlo siempre que llueva, haga viento o nieve.
En caso de que llueva y se haya mojado, tendremos que esperar a que se seque. Si lo enrollamos mojado, puede producirse moho en la superficie.
Siempre que recojamos el toldo, observaremos que nada obstruye su recogida y que no esté anclado con las cadenas. Es importante que no lo forcemos.

Mantenimiento:

Desde Todo Toldo os recomendamos limpiar la lona de forma regular, para eliminar el polvo y la suciedad. Se puede pasar también la aspiradora y no nos podemos olvidar de limpiar las zonas de metal y aluminio para evitar la formación de moho.
Si aparecen manchas lo mejor es tratarlas lo antes posible y para ello hay que utilizar jabón suave, paños y agua fría.
Las partes metálicas no debemos limpiarlas con estropajos o utensilios que puedan rayar el material, para ello utilizaremos o paños de micro fibra o cepillos de cerdas muy suaves.
Olvídate de limpiar las zonas de metal con estropajos o elementos que puedan rayar el aluminio, debemos utilizar siempre paños suaves, de micro fibra por ejemplo, o cepillos de cerdas muy suaves.

Top