Cómo limpiar un toldo

Cómo limpiar un toldo

Durante el verano, uno de los elementos que más utilizamos en nuestra casas y negocios es el toldo. Nos sirve para protegernos del sol y así poder disfrutar más de los días de calor. Pero además de disfrutar de él, hay que saber cuidarlo. Es fundamental saber limpiar un toldo para poder alargar su vida útil.

Claves para limpiar un toldo

  1. Lo primero que hay que hacer es desenrollar el toldo por completo. Tras esto, con una escoba, un cepillo blando o una aspiradora elimina el polvo y la suciedad que sea más superficial.
  2. Echa detergente y frótalo con un cepillo. Para ello tendrás que subir a una escalera que te permita acceso al toldo. En las zonas centrales donde quizás te cueste llegar más, puedes utilizar una escoba humedecida. Puedes usar cualquier detergente específico para la limpieza de toldos o jabones neutros. No utilices nunca disolventes ni detergentes abrasivos.
  3. Deja toldo con el detergente al menos diez minutos.
  4. Enjuaga el toldo con un chorro constante de agua y a una temperatura no muy alta. Debes retirar todo el jabón y eliminar toda la espuma. Si aún quedan manchas, repite estos pasos en las partes afectadas.
  5. Para evitar la aparición de moho u otras manchas, déjalo secar al aire libre.
  6. Una vez que el toldo esté seco, puedes volver a plegarlo. No enrolles el toldo cuando esté todavía mojado porque podrías estropearlo.
  7. En cuanto a la limpieza del herraje o parte metálica de un toldo, esta es sencilla. Primero hay que quitar el polvo, y tras esto pasarle un trapo húmedo. Haz esto con frecuencia si vives en una zona de clima cálido y húmedo.

Fácil, ¿verdad? Ahora es el momento de poner en práctica todos estos pasos. Además, si limpias tu toldo estarás cuidándolo y con ello, harás que su vida útil sea más larga. En Todo Toldo te recomendamos que lo hagas una vez por cada cambio de temporada.

Top