Cómo alargar la vida de tu toldo

Cómo alargar la vida de tu toldo

La vida eterna, uno de los deseos hasta ahora inalcanzables para la raza humana, ¿es inalcanzable? Para nosotros sí… pero para tu toldo quizá no sea una utopía. Y es que desde Todo Toldo queremos ofrecerte los mejores consejos para prolongar la vida útil de tu toldo de tal forma en la que solo tu propia decisión sea la que acabe con el uso del toldo.

En primer lugar, debemos cuidar la limpieza de nuestro toldo, tanto la lona, manteniendo una limpieza del tejido, con una esponja con jabón neutro y agua a menos de 30ºC, como el esqueleto, que limpiaremos con un trapo, jabón y agua, y cuidaremos de repasar todas las zonas para evitar que la suciedad se acumule en los herrajes.

Otro de los consejos que podemos ofrecerte es el cuidado frente al mal tiempo. Las fuertes tormentas, la nieve y tu toldo no hacen buena pareja y por lo tanto te aconsejamos que lo recojas para evitar desperfectos y deterioros. Además, es importante no recoger el toldo mientras la tela está humedecida, dado que dicha acción puede provocar moho en la lona.

En el proceso de apertura y cerrado evita forzar la estructura. Se trata de un mecanismo que impide un uso incorrecto y por ello, si forzamos los herrajes, podemos deteriorarlos y hacer que nuestro toldo reduzca drásticamente su vida útil.

Por último, aconsejamos que además de la limpieza con jabón y agua, se cepille tanto la lona como el mecanismo para evitar la acumulación de polvo, que puede entrar en el engranaje y deteriorar su mecanismo.

Top